7 consejos para preparar selectividad y salir por la puerta grande


En Mayo comienza a acercarse el verano. Amigos, piscina, viajes que marcarán nuestra vida y una vida social mucho más ajetreada. No obstante, si estás terminando el bachillerato o quieres acceder a la universidad en Septiembre, se acerca otra fecha importante: Es la hora de empezar a preparar selectividad.

Probablemente ahora sientas que el mundo se te cae encima, y te parece imposible estudiar en un mes lo que has aprendido en todo el curso. No te sientas culpable por ello, todos hemos tenido esa misma sensación y al final no ha sido para tanto.

En el siguiente post, encontrarás los consejos básicos para saber cómo estudiar para la selectividad y salir victorioso de esta prueba. Ese verano que estás deseando, está a punto de empezar. ¿Es difícil selectividad? No. Piensa en la cantidad de la gente que la ha superado sin problemas.

Antes de empezar a contarte los consejos básicos para enfrentarte a lo que viene encima, te pido que visualices dónde quieres estar. Se honesto contigo mismo, nadie va a juzgarte. A partir de ahora vas a trazar un camino para enfrentarte a este reto, y cuando termines, estarás más cerca de ese sueño que estás visualizando.

Los sueños sin metas, son sólo sueños; y te llevarán a desilusiones. Las metas, son el camino hacia tus sueños; pero no se pueden lograr sin disciplina y consistencia. ¿Qué es eso que se abre? Son las puertas de la universidad, que están deseando recibir a un alumno como tú.

¿Preparar selectividad en la biblioteca? Argumentos a favor y en contra

Antes de establecerte un horario para estudiar selectividad, debes de tener claro dónde lo vas a hacer. Como todo en esta vida, hay una serie de factores a favor y en contra sobre el lugar de estudio. Si bien estos los expondremos a continuación, existe un pensamiento común de que debes preparar selectividad todos los días en el mismo sitio.

Argumentos a favor
  • Espacios de aprendizaje: Las bibliotecas son espacios perfectos para el estudio que permiten tener el material necesario a mano y muchas de ellas abren 24 horas en fechas próximas al examen, por lo que se adaptan a tu horario para preparar selectividad.

  • Ruptura de la zona de confort: Estudiar en la biblioteca te hace salir de la zona de confort. Además, al estar rodeado de gente que está en la misma situación que tú, de manera instintiva tu mente se predispone con mayor facilidad al aprendizaje.

  • Lugares normativos: Las bibliotecas están llenas de normas: No móviles, no comida o incluso no abandonar la mesa durante un largo periodo de tiempo. Si eres de los que se levanta constantemente en su casa, la biblio puede ser un sitio perfecto para preparar selectividad.

Argumentos en contra
  • Descansos interminables: Ese es el mayor peligro de la biblioteca. Lo positivo de hacer los descansos para preparar selectividad en la biblioteca, es que sales al exterior, tomas el aire fresco y entras con las mismas ganas. ¿Lo malo? Encontrarte con alguien a quien conoces y hacer descansos interminables. La mejor forma de solucionar esto es ponerte una alarma en el móvil cuando salgas a hacer un descanso y entrar en cuanto suene. Lo ideal es descansar 20 minutos por cada hora y media de estudio.

  • Malditos rumores: Todos los que hayáis pisado una biblioteca sabéis que siempre te encuentras el típico que va a pasar el rato creyendo que la inspiración llegará a su mente por obra de magia. Estudiar en la biblioteca es una ayuda, pero la base es la actitud con la que te enfrentes al estudio para preparar selectividad. Es mejor dedicar dos horas intensas de estudio que 3 interrumpidas con susurros y cotilleos.

Apuntes selectividad

Leyendas urbanas: Tengo los apuntes de un amigo que utilizó para estudiar filosofía en selectividad y sacó un 9 estudiando el día de antes…

Cuando se acerca la fecha del examen, cientos de rumores empiezan a dispararse como la pólvora en los grupos de whats app. ¿Quieres un consejo? Desconfía. Si has cursado correctamente segundo de bachillerato, el temario de selectividad te resultará mucho más sencillo.

Ni tu eres tonto ni el resto de las personas demasiado listas. Los mejores apuntes para prepararte la EVAU son los que has ido haciendo desde el curso. Preparar selectividad solo debe de tratarse de repasar lo que ya has visto durante el curso y es mejor que utilices libros de selectividad que ya tengas dominados de meses anteriores.

Rechaza los milagros, la magia, y todos esos cotilleos sin ningún tipo de fundamento a la hora de establecer tu horario para estudiar. A menos que estés pensando en preparar selectividad por libre, los mejores consejos siempre los tendrás de tus tutores y compañeros de clase.

Obviamente, si alguno de tus amigos se le da mejor alguna de las asignaturas, pídele apuntes o resúmenes de esa materia en concreto y aprovechar los descansos para intercambiar las dudas que puedan surgir en el día a día.

Dulces sueños

Cuando estás inmerso en preparar selectividad, pasas muchas horas estudiando, por ejemplo, de 9:00 de la mañana a 21:00 de la noche. Es normal que cuando termines, quieras ir a tomar algo o ponerte una peli en el ordenador.

No obstante, en este apartado os traemos uno de los consejos más importantes para preparar selectividad de forma efectiva: Dormir. El sueño afecta al rendimiento, y siete horas de sueño es lo que necesitas para obtener las mejores notas posibles.

El sueño favorece la consolidación de la memoria y es la principal herramienta para fijar los conocimientos repasados ese día y seguir estudiando el día de después sin agobiarse. Un mes antes de selectividad, procura dormir todos los días las mismas horas y ser estricto a la hora de levantarte.