Recomendaciones si quieres ir de baby sitter al extranjero


Ser niñera en inglés durante el verano es una de las mejores formas de aprender el idioma, ya que a la vez que conoces un país y cultura diferentes al tuyo puedes perfeccionar la legua de Shakespeare.

Si estás pensando en trabajar como baby sitter o au pair en el extranjero presta atención a este post para que tu experiencia sea lo más positiva y enriquecedora posible.

Con las recomendaciones que desde Best Teacher te daremos podrás mejorar tu nivel de inglés y cuando regreses a casa parecerás un auténtico nativo.

1.Encuentra a tu familia perfecta: programas au pair

Para poder encontrar la familia que mejor encaje contigo tienes que buscar exhaustivamente en internet. También puedes contratar los servicios de empresas o agencias que se encargan de hacer todas las gestiones para trabajar de niñera en inglés.

Te recomendamos que hagas las dos cosas: buscar en inglés por tu cuenta o a través de agencias que proporcionan programas de au pair.

Comprobarás que la variedad de empresas donde encontrar ofertas de empleo como niñera en inglés es muy amplia y te podrán ofrecer ayuda muy útil para encontrar a tu familia, preparar trámites como el seguro médico, contrato laboral, tipos de visado etc.

Los aspectos fundamentales para trabajar de au pair en verano como son el tipo de contrato que necesites, dónde acudir si tienes algún accidente, dónde se encuentra la embajada o consulado de tu país más cercano, en qué lugar residirás etc, tienes que saberlos antes de que te decididas por una familia en particular.

Es muy importante también que te informes de: tus responsabilidades, salario, horario, edad de los niños a tu cargo, medios de transporte que tendrás que emplear y días libres.

Lo ideal es que puedas hablar por teléfono o skype con la familia que consideras adecuadas para ti antes de comprometerte con alguna de ellas para convertirte en su au pair.

Lo más inteligente es que selecciones entre 2 o 3 familias “candidatas” y que puedas comparar todo lo que te exigen y te dan a cambio de tu trabajo como baby sitter.

Guíate por tu primera impresión para decidir si estarías a gusto trabajando con ellos o no. Un contacto directo siempre es mucho más esclarecedor que una comunicación vía email.

Dependiendo del tiempo que quieras que dure tu experiencia como au pair puede que tengas que convivir un año con esa familia, así que es mejor que intentes averiguar si son compatibles con tu personalidad y forma de vivir lo antes posible.

También es imprescindible que conozcas todos los detalles más importantes relacionados con la familia, la salud de los niños y seguridad.

Si aceptas trabajar como niñera en inglés en el extranjero debes elaborar una lista con todos los contactos a los que puedes localizar en caso de emergencia. Pregunta a los padres si sus hijos tienen alergias, si toman algún medicamento etc. Normalmente ellos mismos te dirán toda esta información pero comprueba de que no se les olvide nada porque la salud de los más pequeños estará en tus manos.

Sé responsable y pregúntate a ti mismo si eres capaz de estar al cargo de niños pequeños, ya que conllevan mucha responsabilidad y atención máxima cuando pasas tiempo con ellos.

Cuando hayas elegido a una familia pídeles que te pongan por escrito todas tus tareas y que te proporcionen un contrato laboral.

Como puedes comprobar son muchísimos los detalles que debes de saber con certeza antes de trasladarte, por lo que la decisión de escoger a tu familia no se puede tomar a la ligera y requiere varios días para decidirte.

2.Prepara actividades para entretener a los niños

Cuando ya hayas decidido la familia en la que quieres trabajar como niñera en inglés, debes programar en una agenda todas las actividades que quieres hacer con los niños.

La mayoría del tiempo lo pasarás en casa con ellos, así que escribe una lista bien larga con actividades que se pueden hacer como: leer un libro, ver películas, jugar, recoger el cuarto, bañarse, manualidades, karaoke, estudiar etc.

Las actividades que desde Best Teacher te sugerimos son:

-Libros: además de entretener a los más pequeños con las historias que les narres podrás mejorar tu lectura y comprensión verbal en inglés. No te sientas insegura por leer en alto en otro idioma distinto al tuyo, al principio siempre cuesta pero cuando lo hayas hecho un par de veces verás que es muy sencillo.

Pregunta a los niños qué libros les gustaría más que les leyeras y propón también algunos tú que consideres útiles para estimular su imaginación y aprendan valores como el respeto, amistad o responsabilidad.

Los niños en edades tempranas son como esponjas para el conocimiento, por lo que todo lo que les enseñes desde el cariño y la diversión lo aprenderán rapidísimamente.

-Películas: sin duda son la mejor opción en la mayoría de los casos porque los niños adoran las películas de dibujos animados. Lo bueno de ponerles películas es que tú también mejoras tu listening (entenderás mejor el inglés hablado) y durante ese tiempo los niños estarán tranquilos mientras atienden a lo que ocurre en la pantalla.

Viendo películas en versión original también podrás fijarte en la pronunciación que emplean para que vayas adaptando la tuya de manera que parezcas nativo.

-Jugar: escoge juegos que a la vez de ser divertidos estimulen las capacidades intelectuales de los niños. Si los juegos están relacionados con palabras serían de mucha utilidad para ti, pero siempre pregunta a los niños sus preferencias.

-Karaoke: es una forma muy divertida de mejorar la pronunciación y muy rápida.

-Manualidades: la práctica de hacer manualidades con el uso de plastilinas, arcilla, pinturas etc, es muy estimulante y a veces relajante. Los niños se sentirán motivados cuando vean el resultado de sus creaciones y querrán hacer más. Enséñales las creaciones de los más pequeños a sus padres para que vean que sus hijos se lo pasan en grande contigo.