Por qué dar de alta a una canguro y riesgos de no hacerlo


El cuidado de los más pequeños de la familia es de vital importancia, sin embargo, debido a los horarios de trabajo en muchas ocasiones tenemos que recurrir a los servicios de una canguro.

Aunque solo sea necesario tener a una persona que se encargue del cuidado y supervisión de nuestros hijos de forma puntual, se tiende erróneamente a no realizar contratos de trabajo.

Pero ¿por qué es recomendable dar de alta a la persona que elijamos como canguro de nuestros hijos? En este post te explicaremos las principales ventajas de hacerlo, así como los riesgos que entraña actuar de manera contraria.

1. Evitar multas superiores a los 6.000 euros

Habitualmente lo que se considera como economía sumergida o trabajo en negro, es aquella relación de trabajo que no ha sido con anterioridad declarada a la Tesorería General de la Seguridad Social.

Muchas personas pueden dejarse tentar por la idea de contratar a su canguro de esta forma, que es considerada ilegal, porque permite el ahorro de costos asociados a las cotizaciones y es una manera de dar trabajo a gente sin papeles.

Sin embargo, si recibes una denuncia y se comprueba que estás incumpliendo el derecho de todo trabajador a ser contratado de forma legal, puedes recibir una sanción con una multa entre 600 y 6.300 euros.

Además, la Tesorería General de la Seguridad Social podría dar de alta a tu canguro desde la fecha en la que se estime que se inició la relación laboral, obligándote por tanto a abonar las cotizaciones que hubieran debido pagarse desde entonces, con los recargos previstos por la normativa.

2. Cubrir accidentes laborales

Cuando la persona encargada de desempeñar las labores de canguro sufre algún accidente o está enferma, si no está dada de alta no tendrá derecho a percibir una prestación por incapacidad a partir del 4º día.

Las bajas por enfermedad cuando se está al cuidado de niños son muy frecuentes y por ello siempre es recomendable que nuestra canguro pueda percibir asistencia médica cuando sea necesario.

3. Mejorar el ambiente laboral

Cualquier trabajador siempre quiere poder cotizar para la jubilación y, por ello, es imprescindible que esté inscrito en la Seguridad Social. Realizando un contrato laboral adecuado además podrás entablar una buena relación con tu canguro ya que demostrarás que realmente te importa su bienestar.

4. Conseguir deducciones y ayudas del Estado

Al dar de alta a una trabajadora en la Tesorería General de la Seguridad Social estarás creando empleo y, dadas las circunstancias de la economía española, es probable que recibas algún beneficio a la hora de la declaración de la renta.

5. ¿Cómo dar de alta en la Seguridad Social a tu canguro?

Cuando ya has firmado el contrato de trabajo, es el momento de dar de alta a tu canguro en la Seguridad Social aunque sólo trabaje un par de horas a la semana. Para ello, es necesario que te presentes en una oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social y seguir las siguientes indicaciones:

1 .Inscripción como empresario

Cuando has contratado a un trabajador como canguro de tus hijos, tu estado legal pasa a ser el de un empleador de “servicio doméstico”, y por tanto, es necesario que te inscribas como tal si nunca antes has contratado este tipo de servicio con anterioridad.

Este número es siempre el mismo y no varía en función de quien sea la persona contratada, por lo que es un trámite que sólo se tiene que realizar una vez en la vida del empleador.

La inscripción se realiza en la Tesorería general de la Seguridad Social y se tiene que rellenar un formulario mediante el cual nos asignarán un Código de Cuenta de Cotización o C.C.C.

El modelo oficial de inscripción, el modelo TA6-0138 Hogar, hay que escribir en la casilla de “empresario solicitante” tu nombre y entregar tu DNI de empleador. A los pocos minutos se te asignará el código que será solicitado en el impreso de alta del empleado.

En el supuesto de que ya estuviéramos cotizando por una empleada del hogar con el antiguo Régimen Especial de Empleadas del Hogar de la Seguridad Social, el anterior Código de Cuenta de Cotización (C.C.C.) no nos valdría ya.

En este caso para solicitar la inscripción y el Código de Cuenta de Cotización (C.C.C.) que sirva a partir de 2012 tendremos que usar el modelo TA-Hogar.

2. Dar de alta a tu niñera