Inteligencia emocional, ¿por qué es importante?


Inteligencia emocional

Seguro que en más de una ocasión hemos escuchado dicho término, pero no hemos sabido muy bien qué es lo que implica, no hemos sabido explicarlo o directamente no hemos sido conscientes de la gran relevancia que tiene a la hora de dirigir nuestras conductas y habilidades de comunicación con nuestro entorno.

En este artículo descubriremos de forma clara y concisa qué es esto de la inteligencia emocional, todo lo que abarca, lo importante que puede llegar a ser y lo útil que nos sería si tuviésemos una mayor conciencia y consideración a la hora de afrontar nuestro día a día.

En qué consiste y cómo nos puede ayudar.

Es un concepto que parte de la inteligencia personal en relación con el control de nuestras emociones, agrupando conductas útiles para lograr apreciar y conseguir expresar de una manera precisa y reflexionada las emociones propias y la de los demás. Todo ello se resume en “la capacidad de reconocer, aceptar y canalizar nuestras emociones para dirigir nuestras conductas a objetivos deseados, lograrlo y compartirlos con los demás” tal y como expone Daniel Goleman, profesor de psicología de la Universidad de Harvard y autor del libro más vendido en relación a este campo “Inteligencia Emocional”, del cual hablaremos más adelante.

Se puede resumir en que resume en que si somos capaces de identificar y controlar correctamente nuestras emociones sin dejar que se apodere de nosotros y tomen el mando de nuestras conductas, nuestras relaciones sociales, así como las relaciones con uno mismo serán mucho más satisfactorias y nos ayudarán en nuestro día a día.

Este tipo de inteligencia se puede dividir a su vez en subgrupos:

  • El autoconocimiento y la autorregulación de emociones: que formarían parte de la Inteligencia intrapersonal que responde a la capacidad de formar un modelo real y preciso sobre uno mismo, teniendo un cierto control a los propios sentimientos o la regulación de estos para usarlos acorde con la situación o en una determinada conducta.

  • La empatía y habilidades sociales: que formarían parte del área de la Inteligencia interpersonal, respondiendo a la capacidad que tienen los seres humanos de comprender a los demás, acorde con una conducta empática para lograr entender cómo se sienten, lo que motiva a la gente o por qué actúan así para conseguir una relación adecuada y de mutuo entendimiento, lo que nos permitirá saber cómo actuar ante las reacciones de un temperamento o de unas emociones que puedan confrontarse con las nuestras.

Cómo podemos aprender a regular nuestras emociones

Lo cierto es que no es nada fácil conseguir tener este autocontrol y temperamento sobre nuestras incontrolables emociones y sentimientos que de forma frecuente nos hacen actuar de forma ciertamente impulsiva e incontrolada. Si quieres conocer cuál es tu nivel de Ingeligencia Emocional, puedes realizar el siguiente test y descubrir ciertos aspectos de tu personalidad a la hora de hablar de empatía y autocontrol:

Si el resultado del test no ha sido de los más satisfactorio, a continuación, te presentaremos un total de 10 hábitos o conductas que son características de las personas que tienen una gran capacidad para poder gestionar sus emociones de una forma eficaz para ayudarles en sus relaciones y, sobre todo, para ayudarse a sí mismos: