La incansable lucha contra el acoso escolar.


bullying

Aumentan las medidas y la concienciación de la sociedad ante el bullying gracias a la visibilidad que se está generando sobre el problema y las medidas llevadas a cabo por centros públicos, administraciones e implicación de víctimas y mediadores

Afortunadamente, cada vez es más frecuente escuchar en las noticias temas relativos a agresiones de violencia de género o trifulcas vividas en plena calle y por supuesto la violencia que acecha en las aulas. Es un síntoma de progreso que significa que toda la sociedad está empezando a ser consciente y a sumarse a la importancia de frenar esta lacra de violencia, pasando de ser " cosas de niños" a ser un problema realmente importante que ha llevado a muchos niños al suicidio o a tomar una conducta independiente e incluso fracasar en sus estudios por no poder soportar el hecho de ir a la escuela dado el trauma que se genera tras ser maltradado por tus compañeros.

En el pasado curso, la Inspección Educativa de la Comunidad de Madrid registró 179 casos a diferencia de los 69 que se dieron el curso anterior.

Para seguir luchando y corrigiendo estos casos de violencia, tanto las administraciones públicas, los medios de comunicación, los centros educativos y la concienciación social es fundamental y por ello se han creado múltiples iniciativas para hacer eco de este hecho del Bullying y concienciar a la sociedad del gran problema que este general.

¿ Cuáles son las cifras en materia de Bullying?

El entorno de las víctimas es el principal pilar sobra la que deben apoyarse los que sufren de estas agresiones. No son pocas las situaciones en que los niños acuden a sus padres y estos no se percatan de la gravedad de la situación hasta que ya es demasiado tarde. Pero no sólo los padres están ahí, siendo los compañeros de clase de las víctimas un gran escudo para llegar a frenar estas situaciones que llegan a afectar a uno de cada cinco estudiantes alrededor de todo el mundo.

Uno de los principales problemas que aparecen y que impiden acabar con estos abusos dentro de los colegios e institutos es el miedo a denunciar esta situación. Un 30,7% de las personas que sufren acoso escolar no comunica ni a padres ni a profesores su situación, asegura la Fundación ANAR. Tanto las víctimas del acoso, como los compañeros testigos de estas situaciones, tienen miedo de ser nombrados como ‘chivatos’ si llegan a alertar sobre dichas agresiones: “La gente que se chiva… Bueno, chivarse es una palabra un poco fea. Esa gente es muy valiente. Casi nadie se atreve por miedo a lo que le estén haciendo te lo hagan a ti. Luego cuando ya se pasa el tema o cambias de clase, te das cuenta de que deberías haber hecho algo porque al final las circunstancias de que te podían haber llamado a ti chivato no son para tanto. El chaval lo estaba pasando mal y tú no hiciste nada. Eso se te queda y luego te arrepientes mucho”, asegura una alumna estudiante de la ESO en la ciudad de Madrid.

Según el Estudio estatal sobre la convivencia escolar, realizado por el Ministerio de Educación y editado por última vez en 2010, vemos reflejado que ante la pregunta realizada a los alumnos de cómo reaccionan ante una situación de acoso en su instituto, el 36% piensa que debería intervenir sea cuál sea la situación. Otro 12% asegura que es consciente de que debería intervenir, pero no llegan a actuar por no saber qué hacer o por temor de volverse otra víctima. Finalmente, existe otro 10,9% que no hace nada ya que consideran estas circunstancias como algo ajeno para ellos. Esto nos hace pensar que los alumnos son conscientes de que el problema existe y persiste, pero muchas veces no saben o no quieren poner remedio por miedo frente a las represalias que esta actuación pueda acarrear contra ellos.

Otra gran problemática que se ha sumado a raíz de la aparición de internet, es que el acoso no termina en las aulas... muchos de ellos llevan este lastre consigo hasta el hogar, donde la víctima es humillada también a través redes sociales como Whatsapp, Twitter, Facebook o