10 errores que no debes cometer con la organización del curso escolar.


Es la primera semana del nuevo curso escolar 2018/2019 y toca por parte de los partes organizar muchas cosas: el material escolar, las actividades extraescolares, pensar en las dificultades que tendrá su hijo durante el curso y cómo ayudarles a que pase todos los exámenes y tengan éxito... En ocasiones, realmente nos preocupamos demasiado y queremos hacer de nuestros hijos grandes genios y cometemos grandes errores que hace que tengan consecuencias a nivel académica y personal.

En este artículo queremos ofrecerte 10 consejos prácticos para que tu hijo saque el mejor rendimiento y disfrute de cada etapa de aprendizaje que le toca vivir. Para que aprender sea un placer y sepa sacarle el máximo provecho.

Esperamos que le sean de gran utilidad :)

1. Crea rutinas de estudio y ocio.

Es muy importante desde el principio concienciar al niño que lo primero es la obligación y luego la devoción. En nuestro día a día preguntamos a muchos de nuestros estudiantes por las rutinas que llevan de estudio y la mayoría de las veces, apreciamos ese lago de organización de los niños porque nunca se lo han inculcado. Para muchos de ellos, ven el colegio como un trabajo y que por lo tanto cuando llegan a casa lo primero que deben hacer es descansar, jugar un ratito a la videoconsola, estar con el móvil con internet en la cama... y la realidad es que pierden un tiempo muy preciado y terminan haciendo la tarea o estudiando rápido, mal y a últimas horas de la tarde cuando su concentración ya no es la óptima.

Recomendamos enseñarle al niño desde pequeño, que su " jornada laboral" termina cuando ya han estudiado, han hecho sus deberes, y que nada más llegar a casa y comer, lo primero son los deberes, alejado de toda distracción.

Así como que en cuanto sepan la fecha de un éxamen o un trabajo, enseñarle a organizarse, contar los días que tienen para estudiarlo y estudiar unas páginas cada día más que meterse el atracón el día de antes.

Enseñarle a organizarse su tiempo de estudio, le aportará también esa organización y ese sentido de la responsabilidad que es vital en la etapa profesional.

2. Cuidar sus horas de sueño

Suena una utopía para algunos padres. Lo sabemos. Pero es realmente importante se cree las rutinas de sueño en función de la edad del niño para que tengan las horas de sueño necesarias y su capacidad de actividad y concentración sean óptimas.

Se ha comprobado que los estudiantes que viven en hogares donde existen hábitos saludables, rutinas regulares y buena comunicación tienen unos resultados bastante más positivos. ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a conseguir buenos resultados en el colegio?

Para comenzar asegúrate que tu hijo/a sigue unos hábitos saludables ya que no podemos desarrollar ninguna actividad si no tenemos la suficiente vitalidad. El descanso es una parte fundamental, para descansar de forma correcta vamos a establecer unos horarios. Intenta que tu hijo/a se acueste a la misma hora todos los días, lo recomendable son aproximadamente unas ocho horas de sueño al día, aunque en función de su edad, expertos recomiendan más o menos horas de sueño como podrás ver en la tabla pinchando este link.

3. Llevar una dieta saludable y realizar 5 comidas al día.

Las prisas, el levantarse más tarde de la cuenta, el menospreciar el desayuno... es uno de los principales errores que cometemos en nuestro día a día. Para comenzar con fuerza la jornada escolar es necesario preparar un desayuno saludable donde podemos incluir cereales, algo de fruta, o leche. Muchos niños omiten el desayuno por las prisas de los padres para ir a trabajar, o porque a esta hora tienen más sueño que hambre. El desayuno nunca se debe omitir, entre semana, conviene dedicarle como mínimo unos 15-20 minutos. Los fines de semana, el doble, ya que está demostrado que los niños que toman un desayuno saludable sacan mejores notas, tienen una actitud más positiva y una mejor condición física.

El resto de comidas también deben ser saludables y no abusar de las calorías vacias y azúcares.

4. Favorecer los hábitos sociales a los individuales

Vemos en nuestro día a día cómo los niños ya no juegan socialmente, independientemente de su edad. Los hábitos de los niños han cambiado mucho en cuanto al tiempo que se dedican a los amigos de antes y después de internet. Ahora por ejemplo, quedan para jugar online con sus amigos a través de la videoconsola, o se comunican por Whasap. Pero no lo olvidemos... relacionarse con otros niños de forma personal es muy positivo para aprender los valores de solidaridad, relacional y aprendizaje de valores muy provechosos para toda la vida. Por ello es realmente importante que los padres conciencien y promuevan que sus hijos se relacionen personalmente y salgan a jugar a la calle, y al ser posible sin el móvil, porque despertarán su sentido de creatividad, de estar en grupo y respeto a los demás y creará lazos de amistad que les durará de por vida.