¿Qué son los proyectos educativos innovadores?


Todos deberíamos innovar en nuestro día a día, pero parece que es una palabra o concepto que puede asustar a ciertas personas. Innovar significa hacer algo de una manera novedosa, original, creativa, diferente a lo que se estaba haciendo anteriormente. Y al ser diferente puede chocar a ciertas personas en contra de los cambios. No obstante, cuando se trata de educación, los padres quieren lo mejor para sus hijos y no dudarán en buscar el colegio más adecuado a ellos.

Gracias a las nuevas tecnologías, las escuelas y centros educativos se han dado cuenta de la importancia de dar un giro a la educación y probar cosas nuevas. Influidos por la educación de otros países europeos con mejores posiciones tras los resultados de pruebas de conocimientos, muchos colegios españoles han querido dar el salto con diferentes proyectos educativos innovadores muy interesante para el desarrollo de los alumnos. En este artículo analizamos qué son los proyectos educativos innovadores y todos los aspectos que los rodean.

¿Qué es un proyecto educativo?

El proyecto educativo es un documento realizado por los profesores o directores en el que se establece un conjunto de actividades a realizar en un lugar, un tiempo y con unos recursos determinados. El motivo de su realización es identificar la realidad de los alumnos y establecer unos objetivos que se deben cumplir en un plazo preestablecido.

¿Qué es un proyecto educativo innovador?

Cuando se habla de proyectos educativos innovadores entran en juego una serie de aspectos que le dan un nuevo valor o modifica parte de su forma al proyecto educativo base y convencional. Es decir, el que se entendía hace unos años atrás. Las nuevas tecnologías han modificado la manera y la estrategia a la hora de educar. Así, con proyectos educativos innovadores se busca que los estudiantes aprendan de una forma significativa a la vez que creativa, motivadora y divertida. Son nuevas ideas, procesos y estrategias para provocar un cambio en las prácticas educativas vigentes en este momento.

Beneficios de los proyectos educativos innovadores

  • Los proyectos educativos innovadores pretenden mejorar los métodos de enseñanza tradicional fomentando el aprendizaje activo de los alumnos para dejar a un lado la estrategia de la memorización.

  • Buscan aumentar el interés de los alumnos por los contenidos y las clases fomentando la participación activa de éstos y olvidándose de la técnica de la escucha pasiva.

  • Plantean la necesidad de un proyecto innovador para conseguir crear motivación al alumno quien aprenderá la misma materia, pero de una forma atractiva, amena y divertida.

  • Son una oportunidad de trabajar la integración de varias áreas de conocimiento.

  • Los proyectos educativos pueden favorecer la cooperación entre el alumno y el profesor. De la misma forma, son útiles para mejorar la comunicación entre los propios estudiantes y favorecer el trabajo en grupo. Se consigue un mayor compañerismo y colaboración entre los alumnos. Pero no sólo eso, también es posible que interactúen con estudiantes de otro centro cercano o incluso de otra ciudad o país, haciendo crecer sus conocimientos sobre otras culturas.

  • Si se introducen las nuevas tecnologías de la información y la comunicación creando proyectos educativos innovadores se fomenta la interactividad favoreciendo un proceso de enseñanza y aprendizaje de manera interactiva, siendo dinámico y didáctico.

  • Estimulan la creatividad de los propios alumnos, el intercambio de experiencias y la propia iniciativa.

  • Los proyectos educativos innovadores fomentan el desarrollo de competencias para tener un pensamiento crítico.

  • Este tipo de proyectos también pretende mejorar el vínculo entre la escuela y la familia.

  • Los proyectos educativos innovadores favorecen el aprendizaje y la alfabetización digital de los alumnos, consiguiendo educar a los estudiantes en el correcto uso de las TICs.

Características de los proyectos educativos innovadores

1.Enseñanza personalizada. Los proyectos se tienen que adaptar a la heterogeneidad de las aulas y con las nuevas tecnologías este aspecto es mucho más sencillo ya que ofrecen una adecuada atención a la diversidad y al aprendizaje individual personalizado. Las clases son más participativas y el profesor espera escuchar más al alumno que viceversa. Es decir, el objetivo es que los alumnos comprendan y asimilen los contenidos por lo que las formas de aprender se tienen que adaptar a cada uno de ellos para maximizar el talento de cada estudiante.

2. Implantación de nuevas metodologías. Los profesores pueden incluir nuevas metodologías innovadoras para educar a sus alumnos. Por ejemplo, la pedagogía inversa apunta a que los estudiantes deban leer los contenidos teóricos en casa para resolver las dudas y trabajar los conceptos en clase. El aprendizaje basado en proyectos también da al alumno mayor protagonismo en su aprendizaje al tener que realizar un proyecto sobre un tema específico y aprobado anteriormente por el profesor. Las últimas metodologías que se han visto en las aulas es la gamificación que busca dar un enfoque más lúdico y divertido a la enseñanza.

3. Aprendizaje activo. La conocida máxima ‘learning by doing’ está muy presente en los proyectos educativos innovadores ya que resulta mucho más motivador e interesante para los alumnos. La enseñanza orientada a la acción permite que los estudiantes puedan desarrollar su creatividad, autonomía, espíritu emprendedor o sean capaces de solucionar sus problemas con mayor facilidad al equivocarse y aprender de sus errores. En este aspecto se apunta hacia el potencial que tienen las TIC a través de la robótica o la programación.